Árbolazame fuerte

¿Te has puesto a pensar alguna vez del inmenso poder curativo que tiene la naturaleza sobre nosotros?

Pues Si, así como lo estás leyendo tanto las plantas, las flores y los ÁRBOLES son grandes curanderos.

Los árboles no son sólo raíces, troncos y hojas, ellos también tienen energía, vibración y son una enorme fuente de paz y de bienestar, tan sólo hace falta abrazarlos y sentir el poder que nos transmite. Ya los Celtas creían que los dioses encarnaban en ellos, haciendo de la corteza su figura y en el sonido de sus hojas, su voz.

La silvoterapia” o “arboterapia”, es el nombre que se le da al  “arte de abrazar a los árboles”, y a pesar de que el mundo occidental aún lo ve con recelo, lo cierto es que los beneficios de esta práctica son increíblemente sanadoras. Ya hay algunas investigaciones científicas han corroborado que la proximidad física o mejor aún, el contacto con los árboles, puede aumentar las sensaciones de bienestar mental y físico. Los japoneses por ejemplo, habituados a los elementos naturales, han hecho muy popular en su cultura tomar “baños de naturaleza” para disminuir el estrés.

¿Cómo hacerlo?

Ya que existe una gran diversidad de árboles de acuerdo a sus especie y a sus distintas propiedades de curación, lo primero que hay que hacer es escoger su árbol, entrar en silencio y apreciar el encuentro.

De manera innata, se establecerá una conexión al momento de tocarlo, abrazarlo o simplemente al apoyarse sobre él y es ahí donde se sentirá la energía vital que desprende.

Pierre Bouchardon, autor del libro “La energía de los árboles”, nos describe esta experiencia como un gran momento de relajación, de fuerza interior, de paz y de armonía consigo mismo.

Así que abrazar a un árbol no sólo te aporta beneficios en tu salud emocional, física y mental sino que además te proporciona un lindo reencuentro con la naturaleza y con toda la energía que expande.

Leave a Comment